viernes, 18 de mayo de 2007

Arzobispo Nouel y Desiderio Arias

La solución dictada por los americanos que culmino con la elección del Arzobispo Adolfo A. Nouel por un periodo de dos años el 30 de noviembre de 1912, nació prácticamente natimuerta. El arzobispo, aunque lleno de buenas intenciones, no era político y carecía de las cualidades minimas necesarias para lidiar con políticos, y más de la época del Concho Primo.

Inmediatamente fue asediado por todos los líderes partidistas con peticiones de nombramientos, y al anunciar que nombraría al horacista Manuel Valvede como Gobernador de Santiago para complacer a Horacio Vásquez, Desiderio Arias interpuso fuertes objeciones y termino nombrado al candidato propuesto por Arias.

NouelEsta primera vacilación fue fatal y marcaría la ruta de la presidencia de Nouel, no queriendo enemistarse con nadie y tratando de satisfacer a todos, no logro satisfacer a ninguno.

Los miembros de su gabinete eran desplazados continuamente por otros del partido contrario. A las dos semanas de la inauguración del Gobierno, Nouel sobrepasado por el acoso de los políticos a lo que no estaba acostumbrado, presento renuncia a su cargo.

Fue necesaria la intervención del Ministro americano para que retirara su renuncia del Congreso y desde ese momento, Nouel recibía una misiva semanal desde los Estados Unidos, quien de esta manera también lo presionaba.

William Taft En fecha 11 de Diciembre el Presidente Taft le cablegrafió al Arzobispo lo siguiente:
“Estoy sumamente preocupado al saber que los deberes que usted a asumido como Presidente Provisional resultan tan incomodo. No puedo dudar que todos los buenos elementos en la Republica Dominicana se unirán para apoyar al Gobierno Provisional, cumpliendo de ese modo un deber patriótico para con la nación, en cuyo bienestar los Estados Unidos tienen vital interés. Entre tanto abrigo la esperanza de que por un interés humanitario y por la paz, Ud. continuara en la Presidencia Provisional por el tiempo para el cual ha sido designado, y le aseguro que sus esfuerzos en el beneficio del pueblo de Santo domingo recibirán el más sincero y decidido apoyo de este Gobierno."

Mientras en otra misiva fechada el 23 de Enero de 1913 le decía entre otras cosas:

“El Presidente y el Gobierno de los Estados Unidos desean sinceramente que sus perseverantes esfuerzos tengan un resultado tal que, en lo porvenir, sea descartada toda posibilidad de ver renacer los mismos desordenes que han afligido al pueblo dominicano en lo pasado. Si, desgraciadamente, estos desordenes vuelven a renovarse, será el mas imperioso deber del gobierno de los Estados Unidos, conforme a sus obligaciones morales y a las que impone la convención no permanecer indiferentes al restablecimiento de la paz en la Republica Dominicana."

A solicitud de Nouel los Estados Unidos según lo establecía la Convención de 1907, autorizaron un empréstito de un millón y medio para cubrir los gastos extraordinarios ocasionados por la reciente revolución, pagar los sueldos atrasados de los empleados públicos y otorgarle subsidios a los que han sufrido daños en la recién pasada guerra civil

Aun no se había contratado el empréstito cuando surgió una avalancha de reclamaciones de subsidios, aparentemente la mayoría de ellas ‘ Cuentas amaeñadas entre políticos profesionales en connivencia con reclamantes de toda especie”

Nouel y los americanos



El 18 de Diciembre Horacio Vásquez, en un gesto que resultaría contraproducente, anuncio el retiro suyo y de sus partidarios de la vida política para dejar al Presidente Provisional en entera liberta de acción.
DesiderioSin un contrapeso que lo contuviera Desiderio Arias quien actuaba ya como líder de una facción disidente del Jimenismo, al verse con la cancha libre, trato de servirse a su antojo con la cuchara ancha y reuniendo a sus tropas en Montecristi, ocupo Santiago y la Vega y desde allí le envió al Monseñor Nouel una serie de exigencias, entre las que destacan las siguientes: Que el gobierno nombrara para todos los cargos en Montecristi, Puerto plata, La vega y San pedro de Macorís, los candidatos que propusiera Arias, reconociera a Montecristi como una ciudad fortificada bajo el control exclusivo de Arias, lo nombrara su Delegado en el Cibao, se le concedieran dos carteras en el Gabinete y la suma de 50,000 pesos para distribuirla entre sus partidarios y que el Comandante de armas de la Capital fuera nombrado por Arias y que la Guarnición de Dicha plaza fuera un regimiento de tropas de Montecristi.

Ante la actitud de Desiderio Arias y al convencerse los Horacistas que Nouel por miedo complacería a Desiderio, trazaron un plan para ocupar la fortaleza de la capital por la fuerza para evitar que Arias la ocupara, al ser informado del plan, el Presidente Nouel rechazando la oferta de Vásquez de asumir el mismo el control de la Fortaleza, viajo a Montecristi en el buque de guerra “Des Moines” donde se entrevisto con Arias pidiéndole que modificara sus demandas.

Sin embargo después de esa entrevista circulo la idea de que Nouel había cedido en todas las demandas de Arias, lo que empeoró su situación

Nouel se dio cuenta que no resistiría mucho en puesto y le pidió al Gobierno de Estados unidos su apoyo para la celebración de unas elecciones libres en el país., Pero el Secretario Knox, quizás para no reconocer que la solución propuesta para salir de los Victoria había fracasado estrepitosamente, se empeño en que Nouel debería permanecer en el puesto por dos años que era el acuerdo que se había negociado y le indico que antes de celebrar una nueva elección, debería hacerse una revisión profunda a la mayor parte de la legislación Dominicana.

Concho PrimoEn el ínterin, Desiderio Arias, no conforme con todo lo que había conseguido del Arzobispo Nouel fue el autor material de otro hecho insólito de nuestra época de Concho Primo: enterado de la idea de los Horacistas de ocupar la fortaleza, se traslado a la capital desde Montecristi, acompañado de todos sus hombres y ocupo el Palacio Arzobispal convirtiéndolo en un cuartel, donde sus hombres dormían hasta en los pasillos y las escaleras, para de esta manera presionar y conseguir mas prebendas para el y los suyos.

Nouel se sintió presionado mas allá de lo que podía resistir y fuera de si para resolver esta ocupación, acepto destituir a los pocos horacistas que aun quedaban en el gobierno para nombrar seguidores de Desiderio, así como aceptar como buenas todas las reclamaciones de guerra de los seguidores de este, en busca de recibir subsidios del préstamo a formalizarse.

Horacio Vásquez, al enterarse de la situación por medio del General Casimiro N. de Moya le envió el siguiente mensaje al Arzobispo:
“Avísele a Monseñor que no cederé una pulgada mas, y que si Monseñor persiste en estas demandas, correrán torrentes de sangre, de lo cual el será el único responsable”.

El país estaba al borde de la guerra civil de nuevo y Nouel no pudo más,
embarco hacia Barahona bajo el pretexto de buscar mejoría a su deteriorada salud y desde allí embarco fugazmente para Europa, dejando antes de irse su formal renuncia, aludiendo razones de salud, que fue aceptada por el Congreso el 31 de marzo de 1913, su Gobierno, si se puede llamar a este caos: gobierno, surgido bajo la presión y el amparo norteamericano, había durado 4 meses.

En una carta de Juan Isidro Jiménez de fecha 22 de abril de 1913 nos dice, refiriéndose a su partidario ahora disidente Desiderio Arias, lo siguiente: “Desiderio, con su política aquí me ha hecho mucho daño… y quiere la revolución para ir a la presidencia y le hará exigencias a todos los gobiernos y será causa de la ruina del país y de nuestro partido...”

1 comentario:

Manuel Aramis Miranda Perdomo dijo...

Por esa razon fue que Trujillo primero se alio con el y luego se lo quito de encima para siempre.