viernes, 16 de febrero de 2007

Revolucion de los Presos (II)

Juramentacion de Woss y Gil

En él articulo anterior nos quedamos con unas fuerzas rebeldes formadas por bolos y lilisistas y dirigidas por Alejandro Woss y Gil, acuarteladas en la Ciudad de Sto Dgo amurallada y con sus puntos de acceso bloquedas con tubos de acueducto, barriles de arena y alambradas.
Los viejos fuertes de la ciudad: "Santa Bárbara", "San Antón", "La Concepción", "El Conde", "San Gil" y "El Almirante, reforzados con cañones y suficientes hombres y abundante parque en espera de las fuerzas del Gobierno de Vásquez que marchaban hacia esta con intención de asaltarla.

Para que tengamos una idea de la proporción de los enfrentamientos que siguieron es bueno mencionar que Cuando Horacio Vásquez derroco al Presidente Jiménez el año anterior y marcho con sus tropas hacia la capital para ocuparla, se produjeron un total de 6 escaramuzas, ninguna durando mas de 10 minutos y bajas mininas en ambos lados.Con esos antecedentes nadie podía imaginar la violencia y ferocidad de la lucha que se aproximaba.

Los rebeldes mandaron tropas a Guerra donde el 1 de abril, chocaron con la avanzada del Gobierno compuesta por el General Zenón Ovando y quienes luego de sangrientos enfrentamientos se vieron obligados a replegarse hasta Villa Duarte en la margen este del río Ozama, donde las defensas eran dirigidas por el general Perico Pepin quien uso a estas columnas derrotadas para reforzar las suyas y esperar el embate de las tropas del gobierno que llegaron a las inmediaciones de Villa Duarte días después y se enfrascaron en un sangriento combate, cuando dos columnas del gobierno encabezadas por los generales Cordero y Ovando cayeron sobre el poblado defendido por Perico Pepin quien mediante una combinación de audacia, valor y temeridad merecedoras de mejores fines, resistió todo el día a fuerzas superiores y luego llevo a cabo una retirada acuática legendaria mediante botes cruzando el río para al llegar a las murallas y desde allí ordenar un volcán de fuego de cañones contra el poblado ocupado ahora por fuerzas del Gobierno.
Las tropas de Vásquez intentaron aprovechar el momento y cruzar el río para penetrar de inmediato a la ciudad pero fueron repelidos por la metralla que los barrían desde lo alto de los muros. Lo encarnizado del combate había dejado el poblado de Villa Duarte lleno de muertos y heridos y prácticamente destruido en su totalidad.
EL Presidente Vásquez ante la imposibilidad de penetrar cruzando el río desde Villa Duarte, modifico su plan de combate, ordeno a sus tropas cruzar el Ozama mas al norte y montar un cerco por todo el alrededor de la ciudad, hasta el área de Guiba, cerca del Fuerte San Jerónimo (frente al actual restaurante Vesubio) para evitar el aprovisionamiento de alimentos hacia la misma, En una segunda etapa procedería a tomar San Carlos y entonces penetraría a la ciudad simultáneamente desde ahí (Norte), por el Oeste, (por que hoy es la Avenida Independencia) y el Sur (por las entradas que existían en la muralla en las calles Padre Billini y Palo Hincado.).
Mientras los rebeldes con abundancia de armas y municiones habían llenado la ciudad de barricadas y cañones y estaban decididos a no rendirse ni a permitir la entrada de las fuerzas del Gobierno a la misma.

El 6 de abril las tropas gubernamentales iniciaron el asalto a San Carlos, como una jauría enloquecida y barrieron con las defensas rebeldes, a excepción del Fuerte de la Concepción, ocasionándoles numerosas bajas, entre las que sobresalían la del celebre Perico Pepin. Eufórico por el avance inicial, Vásquez le exigió a Woss y Gil la rendición incondicional y de nuevo los cónsules intercedieron buscando una tregua, proceso que se extendió hasta el día 9, sin resultados,
Los rebeldes seguían decididos a pelear, y el día 12 las fuerzas horacistas comandadas por el general Pascasio Toribio asaltaron el Fuerte de la Concepción para tratar de lograr la toma final de San Carlos y como táctica para lograr sus propósitos incendiaron la zona, acción desventurada porque el incendio se extendió rápidamente al caserío de casas de madera con techo de cana o palma y solo finalizo cuando no quedaba nada combustible que pudiera seguir alimentando a las llamas, se dice que las bajas de civiles carbonizados fueron horribles, y tuvieron que habilitarse fosas comunes.
El incendio de San Carlos y la devastación de muerte y desolación que dejo el ataque sirvieron de inspiración a Enrique Henríquez para la creación de su “Miserere”

Y aunque hasta aquí parecía que la situación favorecía al Gobierno, este luchaba contra el tiempo, pues al concentrar todas sus tropas en la capital, los jimenistas contenidos antes en la Línea, empezaban a cobrar fuerzas y a ganar simpatías y el eco de rebeldía empezaba a resonar en las ciudades del interior.
El Presidente Vásquez, entendió que tenía que tomar la ciudad lo más pronto posible y preparo el ataque final.

El 18 de abril de 1903, a las seis de la madrugada, mediante un ataque sorpresa encabezado por el general Coludo Aquiles Alvarez, a la sazón Gobernador de Pto Plata, los sitiadores iniciaron el asalto final de Sto dgo, que ese día vivió horas de guerra, violencia y terror que quizás, solo volverían a repetirse en 1965.
El sorprendido por una patrulla, rebelde en lo alto de la muralla que ya había escalado sigilosamente fue Aquiles Alvarez, uno de lo más capaces y temerarios de los generales del Gobierno y otro ejemplo de valor, caballerosidad y lealtad malgastada en el fenómeno del Concho Primo dominicano. Una lluvia de balas repentinas terminaron con su vida.
El día anterior a su llegada desde la Línea, donde había estado combatiendo las rebeliones jimenistas y mientras contemplaba la ciudad sitiada unas balas de canon explotaron cerca de el, lo que lo motivo a decir”: Nuestros enemigos me saludan, Porque saben que ha llegado un hombre”.
Al empezar el día el general horacista Antonio Hernández ataco, sable en mano y de manera directa la barricada del extremo sur de la calla Padre Billini solo para caer destrozado por la metralla rebelde, que también hirió al General Eliseo Cabrera, hechos que pararon el avance y pusieron a las tropas que lo seguían en desbandada.
Igual suerte corrió El general Casimiro Cordero, Ministro del Interior del Gobierno quien ataco por la calle Palo Hincado, donde logro romper las barricadas para caer unos metros adelante mortalmente herido mientras las fuerzas del gobierno eran diezmadas.

Hasta el Insigne Eugenio Maria Hostos(quien moriria el 11 de agosto), testigo presencial de esta carniceria escribio en su diario : "por ahí acaban de pasar el cadáver de Cordero, el joven animoso, resuelto y desviado, que yo no pude contener en los bancos de la clase de Sociología, y a quien lloro como un extraviado y como a un desventurado".

El propio Vásquez intento penetrar desde San Carlos siendo también rechazado, e igual resultado tuvo el intento de penetración por la Avenida Independencia. Las defensas de la ciudad seguían firmes. Esa noche, tras un día sangriento los rebeldes reforzaron las barricadas y se prepararon para los combates del mañana.

Entonces: para sorpresa de todos, sucedió lo insólito e increíble: Horacio Vásquez, sin dar explicaciones convincentes ordeno abandonar el sitio a Sto Dgo y se retiro al Cibao apresuradamente con 300 hombres, dejando atrás sus pertrechos, los cañones, una buena parte de los soldados que lo acompañaban, los heridos y los muertos que habían combatido con tanto valor y honor . También dejo su valor personal en entredicho así como su capacidad militar y su liderazgo político desacreditados, y para no dejar dudas que de que estaba corriendo, a continuación, sin ni siquiera renunciar a la Presidencia abandono el país hacia Cuba.

La revolución iniciada por Los presos de la Fortaleza Ozama había triunfado y Alejandro Woss y Gil seria presidente por segunda vez, iniciando su discurso de juramentación con las siguientes palabras”: yo no soy el hombre de hace diez y siete anos” y años despues los hechos sirvieron de inspiracion al compositor don Julio Alberto Hernández para ponerle la musica a las letras de Emilio A. Morel y formar el Tema La Batuta :

Se va Horacio, se va
se va el general Luís
ya tiene la batuta
Alejandrito Gil”

Cuando fue muerto Aquiles
en la esquina de Pavón
dijeron todas las gentes
triunfo la revolución.

cuando la gente de Azua
vio a Casimiro caer
le llevaron la noticia
al General Luís Berges.

Y al recibir la noticia
el General contesto:
sálvese todo el que pueda
que ya Horacio cayó

Nota: La esquina de Pavón, es la formada actualmente por la Palo Hincado con Padre Billini en Santo Domingo
.

3 comentarios:

Angel Domingues dijo...

muy buena narracion de este hecho me gustaria saber de donde sacaste informacion narrada de esa manera puesto que en los libros de historia que he leido no me dan tantos detalles. Me gusto. Oye cuando lei eso a los 8 años me volvi partidario de Wos y Gil por esa tremenda hazaña militar defensiva. Recuerda que en San Carlos murio Perico Pepin y que a Wos y Gil casi lo hacen renunciar las personas que decia que esta lucha no podia seguir. Me gusto mucho si quieres escribeme a mi email respondiendome.

Manuel Aramis Miranda Perdomo dijo...

Coño Miguel!!

Ten cuidao si eres de los que hacen que se pierdan papeles del Archivo Historico.

Muy bueno.

andres dijo...

Te felicito, ya que desde niño, escucho la canción y leído todos los libros que narran estos hecho históricos llenos de valor y heroísmo del la inmensa y gloriosa cuidad amurallada, tal como la sangre, y los libros de Rafael damiron que narran estos acontecimientos entre otros libros, que si dicen esos detalles históricos que los historiadores debido a su técnica no narran, pero son los que hacen que uno se enamore de la historia y de los personajes que con su valor y la disposición de entregar su vida por lo que creen la hacen posible.